Morales cedió ante la presión de tres semanas de protestas contra su polémica reelección y tras perder el apoyo de las Fuerzas Armadas y la Policía

El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció este domingo su renuncia al cargo, tras tres semanas de protestas contra su polémica reelección y tras perder el apoyo de las Fuerzas Armadas y la Policía.

 El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, también dimitió a su cargo y a la presidencia del Congreso.

Morales se recluyó en la zona cocalera de Chimoré, su cuna política en la región central de Cochabamba, para hacer el anuncio. Aterrizó en el avión presidencial acompañado de García Linera.

En las redes sociales se especula que Morales viajaría al exterior, muchos dicen que a Argentina.

Esta misma mañana las Fuerzas Armadas y la Policía sugirieron a Evo Morales que renunciara para pacificar Bolivia.

“Sugerimos al presidente de Estado que renuncie a su mandato, permitiendo la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad por el bien de nuestra Bolivia”, dijo el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Willimas Kaliman, en un comunicado que leyó en conferencia de prensa.

Kaliman justificó el llamado “ante la escalada de conflicto que atraviesa el país”. Asimismo, el comandante en jefe pidió al “pueblo boliviano y sectores movilizados deponer las actitudes de violencia para no manchar con sangre, dolor y luto a nuestras familias”.

(fuente: DW)