Ocho personas han muerto, entre ellas cuatro niños. Las primeras hipótesis apuntan a que el origen del drama pudo ser una fuga en la tubería del gas provocada por unas obras.