La Pasarela ‘Aires Diferentes’ rinde homenaje a la historia del traje más típico a la vez que presentó las últimas tendencias

El pasado, la evolución del traje de flamenca y las últimas propuestas que se verán en el Real se mezclaron ayer en el patio de la calle Sierpes del Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla para rendir homenaje al 150 Aniversario de la entidad y evocar lo que ha supuesto la indumentaria más típica para la mujer sevillana.

Más de 200 personas presenciaron la pasarela ‘Aires Diferentes’, que cumplía su tercera edición. Las modelos pasaron cerca de 40 trajes diferentes, que sorprendieron por su originalidad y calidad. Se trata de diseños que pueden ser llevados tanto a la Feria como al Rocío por mujeres de todas las edades, e incluso por personas con movilidad reducida, pues algunos de ellos no tienen cremalleras y cuentan con telas muy flexibles, por lo que son muy fáciles de llevar.

El desfile era de entrada libre por invitación, y se vendían papeletas para acceder al sorteo de complementos, cuya recaudación ha estado destinada al Hogar de Nazaret y a la importante labor social que realizan todo el año de cuidado de niños.

En lo que respecta a los diseñadores, cabe destacar que Pastalina lleva más de una década elaborando complementos para sus clientes y las mejores pasarelas flamencas;

Vanesa Castillo este año ha año ha desfilado en los noveles de We Love Flamenco, en la Pasarela de Jerez y en Huelva; Asen Aranda ha llevado su colección de licra y Swarowski este año a Simof, y Carmen Serrano Guzmán  Marichica también ha desfilado en los noveles de we love flamenco, en Almonte y en distintas pasarelas.

La colección presentada ayer destacó por sus propuestas innovadoras, al estar realizados sus trajes con tejidos y complementos poco habituales en el mundo de las sevillanas, como la licra, el neopreno, pedrerías, cristal de swarovski, piezas desmotables, flores teñidas, complementos poco convencionales, etc.

Este planteamiento innovador se dio la mano con el pasado del traje de flamenca en el año en el que el Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla cumple su 150 Aniversario. El traje de flamenca es una herencia del que llevaban las clases populares, aunque hay elementos que se mezclan con los de las señoras de los círculos, que seguían la moda de París: en el polisón lucía dos volantes en la parte delantera con encaje, algo no podían llevar las gitanas porque el elevado coste final de los trajes. Y son precisamente esos volantes de encaje los que han perdurado hasta hoy en el traje de flamenca, que como tal no empieza a existir hasta el siglo XX.

Entre aquellos orígenes y la moda actual ha habido muchos cambios, muchas transformaciones y una innovación que se ha renovado cada temporada. Haciendo honor a aquellos trajes y a aquellas señoras de las que venimos se ha celebrado ‘Aires Diferentes’, una pasarela que ha buscado innovar a ritmo de neopreno, licra, complementos con procesos innovadores y tejidos poco habituales que ha demostrado que la Tradición no tiene por qué estar reñida con la Modernidad.