Arrojó los barcos a tierra o los hundió en el muelle, aplanó las palmeras, despegó tejados y letreros, y dejó sin electricidad a más de 540.000 hogares y negocios

El huracán “Sally” se degradó a tormenta tropical este miércoles (16.9.2020), mientras avanzaba lentamente sobre los estados norteamericanos de Florida y Alabama, con fuertes lluvias y vientos de 165 kilómetros por hora, inundando viviendas y forzando el rescate de cientos de personas.

Casi 12 horas después de que “Sally” tocara tierra como un huracán categoría 2, todavía hay automóviles parcialmente sumergidos, casas y puertos deportivos destrozados y más de medio millón de clientes sin electricidad. Además, los efectos de la tormenta tropical obligaron a rescates por agua y provocaron la caída de árboles.

“Se están produciendo inundaciones históricas y catastróficas, incluidas inundaciones fluviales generalizadas de moderadas a importantes», informó el Centro Nacional de Huracanes con sede en Miami.