Las autoridades de la capital japonesa investigan a centenares de personas que recientemente asistieron a una obra teatral de la que han surgido 30 infectados por COVID-19.