Así considera la Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR: todavía no se dan las condiciones para el retorno a Myanmar de los rohinyás refugiados en Bangladesh.

ACNUR cree que no se puede garantizar un retorno voluntario, seguro, digno y sostenible, pero siguen comprometidos a apoyar al Gobierno de Myanmar para crear esas condiciones.

Según informaciones de prensa, las autoridades de Bangladesh y Myanmar han acordado que, este próximo jueves, comience la repatriación de 2251 de los 723.000 rohinyás que viven en campamentos en Bangladesh.

ACNUR cree que los rohinyás tienen que decidir libremente si quieren volver una vez que conozcan las condiciones en su país. Para ello, piden que les permitan visitar sus lugares de origen antes de tomar una decisión.