Theresa May ha anunciado a los diputados conservadores su intención de dimitir en cuanto el Parlamento apruebe el plan acordado con la UE y rechazado en dos ocasiones por Westminster. Aunque todo parece indicar que sería el próximo verano, la líder conservadora no ha indicado aun una fecha concreta.

De este modo, May cede a las presiones de los euroescépticos del Partido Conservador, que habían condicionado su apoyo al acuerdo del Brexit a su dimisión así como a dejar paso a un nuevo líder en la siguiente fase de la negociación.

Este anuncio se produjo a puerta cerrada ante el Comité 1922, el grupo parlamentario que reúne a los diputados conservadores. A cambio, May les pidió que apoyen en una tercera votación, aún sin fecha, el acuerdo de retirada alcanzado con Bruselas y rechazado por Westminster dos veces.

La propuesta la ha hecho antes de que el Parlamento haya rechazado las ocho opciones alternativas sometidas este miércoles a votación. Además, el Parlamento ha aprobado aplazar la fecha del Brexit del 29 abril al 22 de mayo, si previamente se aprueba el acuerdo de salida, o hasta el 12 de abril si no fuera así.