El terremoto de magnitud 6,2 ocurrió durante la madrugada en la isla de Célebes, en la región central del archipiélago indonesio

El seísmo, que ocurrió pasadas las 2:00 hora local (19:00 GMT del jueves), sorprendió durmiendo a los habitantes y ha causado extensos daños en varias poblaciones de la zona con el derrumbe de edificios y caídas de puentes; además de unos 2.000 desplazados. Las víctimas se localizan en las ciudad de Majene y Mamuju, ambas de más de 100.000 habitantes, según ha asegurado el director de la agencia de gestión de catástrofes. 

Un hospital, donde había al menos una docena de personas, se ha derruido, mientras que los equipos de rescate se afanan en encontrar supervivientes en este y otros edificios derrumbados, entre ellos un hotel y la oficina del gobernador regional, apunta en un comunicado la agencia de gestión de desastres.

El servicio geológico de Estados Unidos, que registra la actividad sísmica mundial, localizó el hipocentro a 18 kilómetros de profundidad, y el epicentro a 36,1 kilómetros al sur de la ciudad de Mamuju.

El fuerte temblor, que duró entre 5 y 7 segundos, también ha provocado al menos tres corrimientos de tierra que dificultan las tareas de rescate y distribución de ayuda.