Un terremoto de magnitud 5,9 en la escala Richter ha sacudido este viernes la localidad de Tark, en el noroeste de Irán, dejando al menos cinco muertos y más de 300 personas heridas, aunque solo trece han requerido hospitalización, si bien las autoridades iraníes temen que el balance de víctimas aumente en las próximas horas.

El seísmo, al que han seguido decenas de réplicas, se ha dejado sentir en la capital de la provincia de Azerbaiyán Oriental, Tabriz, y en otras partes del noroeste de Irán, como las provincias de Azerbaiyán Occidental, Gilan, Zanyan y Ardabil, según el relato de los medios oficiales iraníes.

Como consecuencia del temblor, hay una treintena de casas destruidas y cientos de edificios más dañados, según el recuento preliminar del Departamento de Gestión de Crisis de Azerbaiyán Oriental.