El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, se ha reunido esta mañana en Palma de Mallorca con representantes del sector turístico para hacer balance del Plan Turismo Seguro 2015 en las Islas Baleares durante este verano. En este contexto, Martínez ha subrayado que, hasta el mes de agosto incluido, la tasa de criminalidad ha bajado 7 décimas   – del 44,7  al 44- y que el número total de infracciones se ha visto reducido en un 2,4%.

“Estas cifras son percibidas de una manera consciente por los turistas que nos visitan y contribuyen, sin duda, a que las vacaciones en nuestro país se disfruten de una manera más libre y despreocupada, tanto por parte de los turistas extranjeros como de los propios ciudadanos españoles”, ha señalado Martínez.

A falta de concluir el Plan en Baleares a finales de septiembre, Martínez ha informado de que el conjunto de la red de Oficinas SATE ha atendido (incluido agosto) a 22.476 turistas que han cursado casi 12.600 denuncias.

Asimismo, Martínez ha  explicado que el Plan Turismo Seguro contempla dos líneas de actuación. Por un lado, la preventiva que está basada en el análisis de riesgos y en la valoración de las amenazas para la seguridad en cada lugar y en cada momento. En 2015, ha explicado Martínez ha supuesto el despliegue de más de 29.000 efectivos entre Policía y Guardia Civil.

Esta dimensión preventiva ha venido acompañada de operativos especiales para cubrir acontecimientos puntuales, como espectáculos o concentraciones de masas, en los destinos más turísticos, según ha explicado Martínez. En este contexto, también ha subrayado la cooperación internacional, en concreto, se ha referido a las patrullas mixtas que, integradas por agentes de los servicios policiales de distintos países, han patrullado de forma conjunta para reforzar la atención al turista en varias ciudades de España.

Por otra parte, Francisco Martínez se ha referido a la “dimensión  asistencial” de este Plan que se activa cuando el delito o incidente de seguridad no ha podido evitarse y ha destacado la red de oficinas del Servicio de Atención al Turista (SATE), que ofrecen ayuda y asesoramiento al turista en su propio idioma.