Un estudio científico de observación asegura que los pacientes hospitalizados con COVID-19 que han sido tratados con el medicamento tienen un mayor riesgo de mortalidad

La Organización Mundial de la Salud informó este lunes que el grupo ejecutivo del “Ensayo de Solidaridad”, que busca tratamientos para el COVID-19, decidió suspender temporalmente los ensayos clínicos con hidroxicloroquina.

“El viernes, The Lancet publicó un estudio de observación sobre hidroxicloroquina y cloroquina y sus efectos en pacientes con COVID-19 que han sido hospitalizados. Los autores informaron que entre los pacientes que recibieron el medicamento, cuando se les suministró solo o con un macrólido, tuvieron una tasa de mortalidad más alta”, informó el director de la OMS durante su habitual conferencia de prensa.

Tedros Adhanom Gebreyesus afirmó que el grupo ejecutivo, que representa a 10 de los países que participan en el ensayo, acordó hacer un análisis exhaustivo y una evaluación crítica de todas las pruebas disponibles a nivel mundial sobre el uso de la hidroxicloroquina.

“La revisión considerará los datos recopilados hasta ahora y, en particular, los datos disponibles aleatorios, para evaluar adecuadamente los posibles beneficios y daños de este medicamento”, afirmó el director.

Aunque se haya implementado una pausa temporal de la rama de hidroxicloroquina dentro del ensayo clínico mundial, los otros medicamentos planeados continuarán siendo probados.