Hasta 5,5 millones de sursudaneses pasarán hambre a principios de 2020 a menos que las agencias humanitarias de Naciones Unidas obtengan los fondos que necesitan para ayudar a la población

Las inundaciones catastróficas los últimos meses en Sudán del Sur están empujando al país y a su gente hacia el precipicio de la hambruna, a medida que termina el año en medio de una intensa inestabilidad política, informó el Programa Mundial de Alimentos esta semana

La agencia dijo que se encontraba en una carrera contra el tiempo para movilizar fondos vitales y alimentar a millones de personas a las que el hambre amenaza de manera inminente.

Se prevé que hasta 5,5 millones de sursudaneses pasarán hambre a principios de 2020, según las previsiones de los últimos datos de seguridad alimentaria preparados por expertos gubernamentales y de las Naciones Unidas.

“Si no obtenemos fondos en las próximas semanas y meses, estamos literalmente hablando de hambruna. Necesitamos apoyo, necesitamos ayuda y la necesitamos ahora”, aseguró el director del PMA, David Beasley.

Cerca de un millón de personas se han visto directamente afectadas por las inundaciones, que han destruido 73.000 toneladas métricas de cultivos y aniquilado a decenas de miles de vacas y cabras de las que muchas comunidades dependen para sobrevivir.

La asistencia humanitaria proporciona un salvavidas en la mayoría de las áreas de Sudán del Sur. En 2019, el PMA aumentó su asistencia para llegar a 4,6 millones con un apoyo que salva vidas, pero ahora necesita 270 millones de dólares para el primer semestre de 2020. De esto, el PMA necesita 100 millones de dólares en enero para comprar alimentos con anticipación de la temporada de lluvias en mayo de 2020.

El Gobierno declaró el estado de emergencia a fines de octubre en Bahr El Ghazal, el Alto Nilo Superior y la Gran Ecuatoria debido a las inundaciones, y pidió que se intensifique la asistencia internacional.

La hambruna en Sudán del Sur fue derrotada después de cuatro meses en 2017 por una respuesta humanitaria concertada a gran escala. Los expertos dicen que la perspectiva de seguridad alimentaria del país nunca ha sido tan grave.