Las fuerzas de seguridad de Sudán han intentado este lunes desalojar el campamento de protesta que llevaba desde abril instalado frente a la sede del Ejército en la capital, Jartum, usando fuego real contra los acampados.

La Asociación de los Profesionales sudaneses, que lidera el movimiento de protesta, aseguró que “un gran número de milicias” atacaron empleando “fuego real y la fuerza bruta contra los manifestantes pacíficos”, que permanecían junto al cuartel general del Ejército para pedir la entrega del poder a una autoridad civil.

Según la Asociación, al menos tres personas han fallecido por la violencia, mientras que el Comité Central de Médicos, que forma parte de esa agrupación de sindicatos opositores, confirmó la muerte de cinco personas.

el Comité ha pedido a la Media Luna Roja y a Médicos Sin Fronteras que intervengan para ayudar en la evacuación de los heridos y del personal sanitario atrapados en la zona de la acampada.

Los manifestantes permanecían junto al cuartel general del Ejército desde principios de abril, primero para exigir la marcha del presidente Omar al Bashir y, tras su derrocamiento a manos del Ejército, para pedir a los generales que entreguen el poder a una autoridad civil.

(fuente: TVE, DW)