Las zonas en las que llevará a cabo el estudio son los fondos marinos del Cabo de Gata (Almería), la Isla de Tabarca (Alicante), La Azohía-Cabo Tiñoso (Murcia) y el de Cap de Creus (Girona) 

LIBERA, el proyecto impulsado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, ha firmado un convenio de colaboración con SUBMON. Esta asociación está especializada en la conservación de la biodiversidad marina y con este nuevo aliado se pretende retirar residuos submarinos de gran tamaño que afectan a la Posidonia oceánica, una planta endémica esencial para mantener la biodiversidad del mar Mediterráneo.

Las zonas en las que llevarán a cabo estas tareas serán el Cabo de Gata (Almería), la Isla de Tabarca (Alicante), La Azohía-Cabo Tiñoso (Murcia) y en el Cap de Creus (Girona).  El primer punto de recogida, tras haber sido favorable el estudio de impacto, se va a realizar el día 1 de octubre en Cadaqués, en el marco de la tercera edición de la campaña de ciencia ciudadana `1m2 por las playas y los mares’ que tendrá lugar del 28 de septiembre al 6 de octubre.

Para proceder a la retirada de los residuos en los fondos marinos se realizaran los trabajos en dos fases. Una primera de localización, valoración y geoposicionamiento; y una segunda fase de extracción. En la primera fase se definirán zonas de cinco hectáreas de superficie con presencia de posidonia u otras fanerógamas marinas dentro de las zonas escogidas. Dos equipos de buceadores recorrerán estos espacios para localizar los residuos depositados sobre la posidonia para fotografiarlos y geolocalizarlos con una boya donde se instalará un GPS. Asimismo, como apoyo a las tareas de localización, se contará con un dron subacuático con capacidad para sumergirse hasta los 30 metros de profundidad.

Una vez se validen las actuaciones por parte del equipo técnico de SUBMON y del proyecto LIBERA, y se notifiquen a los responsables de medio ambiente de los ayuntamientos pertinentes y a los gestores de las Áreas Marina Protegidas, se procederá a extraer los objetos con un equipo de cinco buzos y una embarcación. Para la descarga de los residuos y su traslado al gestor de residuos autorizado se contratarán los servicios de una empresa de transporte autorizada que disponga de grúa pluma. Todas las operaciones de remolque, extracción y transporte de los residuos se harán siguiendo lo dispuesto en el Real Decreto 105/2008 que regula la producción y gestión de residuos de construcción y demolición. A tal efecto y para dar cumplimiento a su artículo 4 los bloques de hormigón se transportarán a un gestor de residuos autorizado que emitirá la pertinente certificación.

Además de los trabajos de retirada de residuos, la organización llevará a cabo acciones de sensibilización con los técnicos de medio ambiente de los ayuntamientos y con los usuarios de los puertos deportivos, entre otros colectivos. Todo ello con el fin de evitar el abandono de residuos de gran tamaño en el mar.

“La firma de este acuerdo supone dar un paso más hacia el objetivo de LIBERA de acabar con la basuraleza. Gracias al trabajo conjunto que realizaremos con SUBMON, conseguiremos avanzar de manera significativa para hacer una sociedad más responsable y comprometida con el medio ambiente, que sea consciente de que nuestros mares y océanos no pueden ser auténticos vertederos”, afirma Miguel Muñoz, coordinador del Proyecto LIBERA en SEO/BirdLife.

“Las praderas de posidonia tienen una gran importancia ecológica y son unos de los ecosistemas más importantes del mar Mediterráneo. Desempeñan un papel fundamental y su desaparición, que ha ido aumentando en los últimos años, tiene graves efectos sobre la biodiversidad y la calidad del agua. Este acuerdo significa un gran avance en la preservación del Mediterráneo y en la lucha contra la basuraleza marina”, asegura Sara Güemes, coordinadora del Proyecto LIBERA de Ecoembes.

“Gracias al convenio que hemos firmado con el Proyecto LIBERA pretendemos, no solo retirar residuos de gran tamaño que afectan la posidonia, sino también sensibilizar a la sociedad de que la basura en el mar supone una seria amenaza para la vida marina, afectando negativamente a especies y ecosistemas marinos tan importantes como lo son las fanerógamas marinas”, agrega Jordi Sánchez de SUBMON.