Un ataque suicida este miércoles fue perpetrado en Kabul con un coche cargado de explosivos al paso de un vehículo de una compañía canadiense de seguridad, y que hasta ahora no ha sido reivindicado por ningún grupo insurgente.