Los daños ascienden a más de 21,13 millones de dólares, con más de 304.000 casas, 372 escuelas y 31 centros sanitarios afectados, así como 54 carreteras y 4 puentes

Las autoridades de Filipinas han elevado este domingo a 47 los muertos causados por el tifón Phanfone que causó estragos en la zona central del archipiélago, principalmente entre el martes y el viernes pasados.

En su último informe, el Centro Nacional de Reducción de Desastres (NDRRMC, por sus siglas en inglés), que ha precisado que el tifón ya se encuentra fuera del archipiélago, ha señalado que también hay 120 heridos y nueve desaparecidos.

La mayoría de los muertos se han producido en las islas de Panay y Samar, en la región de Visayas, aunque el tifón también ha provocado fuertes lluvias e inundaciones en su trayectoria hacia el noroeste del archipiélago.

Phanfone, bautizado localmente como Ursula, ha destruido embarcaciones, casas y ha provocado inundaciones, afectando a 1,7 millones de personas, de las que más de 106.000 se encuentran aún en refugios temporales.