Hay dos millones de afectados, según el último balance de las autoridades guatemaltecas

 – El cono del volcán de Fuego de Guatemala ha vuelto a escupir rocas, ceniza y gases pocas horas después de la violenta erupción registrada este domingo, que ha dejado al menos 38 muertos y dos millones de afectados, según el último balance de las autoridades guatemaltecas, que siguen buscando supervivientes en la zona.

El volcán de Fuego, situado a 35 kilómetros al suroeste de Guatemala, la capital, es un cono volcánico que alcanza los 3.763 metros de altura y que entró en erupción este domingo durante 16 horas, arrasando varias aldeas ubicadas en las cercanías y obligando a la evacuación de miles de personas.

La erupción alcanzó, sobre todo, a varias poblaciones rurales cercanas al volcán y a la ciudad colonial de Antigua, patrimonio mundial reconocido por la Unesco y uno de los principales reclamos turísticos de Guatemala.