En la ciudad turca de Esmirna hay 69 muertos, en la isla griega de Samos han muerto dos jóvenes 

La esperanza de hallar supervivientes se desvanecía el domingo (01.11.2020) en el oeste de Turquía, dos días después del poderoso terremoto que dejó al menos 69 muertos, mientras los socorristas seguían recuperando cadáveres entre los escombros.

En Bayrakli, la ciudad turca más golpeada en la región de Esmirna, los equipos de rescate seguían buscando posibles supervivientes entre los escombros de varios edificios derrumbados. Durante la noche un hombre de 70 años fue hallado vivo tras haber pasado 33 horas sepultado bajo las placas de cemento, y fue hospitalizado, según el ministro de Salud.

El terremoto se produjo el viernes por la tarde en el mar Egeo, al suroeste de Esmirna, la tercera mayor ciudad de Turquía, y cerca de la isla griega de Samos.