El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, impuso el lunes  sanciones económicas al líder supremo de Irán, Ali Jameneí, y a ocho comandantes iraníes de las Fuerzas Naval y Aérea.

Trump ha prometido que esta batería de sanciones “negarán al líder supremo, su oficina y aquellos más cercanos a él el acceso a recursos financieros clave”. Responden a los “comportamientos agresivos del régimen iraní en las últimas semanas, incluido el derribo de un dron estadounidense”.

Según Trump, el líder supremo iraní es “el responsable último de la conducta hostil del régimen”; si bien ha asegurado que le “encantaría poder” negociar con Jameneí para rebajar las tensiones bilaterales, una opción que Irán rechaza mientras persistan las “amenazas”.

El mismo lunes, el Consejo de Seguridad de la ONU ha instado a Estados Unidos e Irán a hacer uso del “diálogo” y a tomar medidas para poner fin a las tensiones de los últimos días en el Golfo Pérsico. “Los miembros del Consejo de Seguridad urgen a las partes implicadas y a todos los países de la región (del golfo Pérsico) que ejerciten la máxima contención y que tomen medidas y acciones para reducir la tensión”, se ha manifestado en un comunicado leído tras una reunión a puerta cerrada de este órgano, celebrada a petición de EE.UU. a la que no ha estado invitado Irán.

Mientras la reunión se llevaba a cabo, el embajador permanente de Irán en la ONU, Majid Takht-Ravanchi, mostraba tres fotografías a los medios acreditados ante Naciones Unidas en las que, según él, quedaba claro que el avión no tripulado de EE.UU. sí estaba sobrevolando aguas iraníes.

Para todos los públicos“Nadie puede aceptar un diálogo con alguien que te está amenazando con más sanciones”, ha dicho Ravanchi en paralelo a la reunión del Consejo de Seguridad.

Ante la continuidad de las tensiones, que han hecho saltar las alertas ante el temor a un eventual conflicto regional, Francia, Alemania y el Reino Unido han hecho una declaración conjunta al término de la reunión en la que han mostrado su “gran preocupación por el aumento de las tensiones en el Golfo” y han insistido en la necesidad de una reducción de la tensión y de que haya diálogo.

Por su parte, el presidente iraní, Hasan Rohaní, ha declarado este martes que las nuevas sanciones de EEUU revelan que las pretensiones de Washington sobre un eventual diálogos con Teherán son una mentira. Según la web oficial de la Presidencia citada por Efe, Rohaní se preguntó: “¿Los estadounidenses no quieren negociar? Si son honestos, ¿por qué sancionan al ministro de Exteriores de Irán al mismo tiempo que pretenden negociar?. Entonces es evidente que mienten”.

Desde Jerusalén, el asesor de Seguridad Nacional de estadounidense John Bolton, ha anunciado este martes  que el presidente Donald Trump mantiene la puerta abierta a negociaciones nucleares con Irán, un tema que centrará, junto con el conflicto en Siria, la cumbre tripartita de asesores de seguridad de EE.UU., Rusia e Israel en Jerusalén. Bolton ha afirmado esta mañana que, pese a que Trump impuso ayer nuevas sanciones contra Irán y sus líderes, “mantiene la puerta abierta a negociaciones reales” con Teherán sobre la cuestión nuclear, señaló en una atípica conferencia de prensa conjunta con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y sus homólogos ruso e israelí, Nikolai Patrushev y Meir Ben-Shabbat.