El Gobierno de la India ha confirmado la incursión de cazas indios para bombardear campamentos insurgentes en territorio paquistaní, tras el atentado que mató a 42 policías en la Cachemira india y que fue reivindicado por el grupo terrorista con base en Pakistán Jaish-e-Mohammed (JeM).

Las Fuerzas Aéreas indias “atacaron de madrugada el campamento de entrenamiento más grande de Jaish-e-Mohammed en Balakot“, en la Cachemira bajo control de Pakistán, afirmó en una rueda del prensa el secretario de Exteriores de la India, Vijay Keshav Gokhale.

Por su parte, el Ejército de Pakistán denunció este martes  que un avión militar indio irrumpió en su espacio aéreo en la frontera en la región de Cachemira y lanzó un proyectil sin causar víctimas.

El hecho se da a casi dos semanas de un atentado terrorista que mató a 44 policías en la Cachemira india. El Ejército paquistaní informó que no se produjeron “ni víctimas, ni daños”.