Lo ha confirmado el primer ministro de Bahamas, Hubert Minnis, en una rueda de prensa, asegurando que enviará fuerzas policiales y de defensa adicionales a Abaco y Gran Bahama, ya que se han registrado casos de pillaje y saqueos.