La entidad que vigila los movimientos telúricos y la actividad volcánica en ese país estima que existe la posibilidad de que se produzca una nueva erupción.