En Stikets, la conciliación es más que una aspiración. Es un valor presente en la empresa desde sus inicios. Cuando Stephanie Marko decidió crear la empresa en 2010 tenía claro que quería crear lugares de trabajo que no obligaran a las mujeres, así como a los hombres, a renunciar a ejercer como padres y madres para poder realizarse profesionalmente. Esta voluntad inicial se ha traducido en medidas concretas que permiten que el equipo de Stikets pueda conciliar su vida familiar con su trabajo. Así, por ejemplo, durante todo el año la jornada laboral es de 9 a 5 de la tarde, coincidiendo con el horario escolar; y las entradas y las salidas al trabajo son flexibles.

Los valores de Stikets han merecido el sello Equipo Educativo,concedido por la iniciativa Equipo Educativo, formada por la Fundación SM y Gestionando hijos para propiciar el trabajo en equipo entre familias y escuelas. El sello obtenido encaja a la perfección con la filosofía empresarial de Stikets. “Nuestro objetivo es que los padres y madres que trabajan en Stikets puedan implicarse en la vida educativa de sus hijos sin que su trabajo sea un obstáculo”, afirma la fundadora y CEO de Stikets, Stephanie Marko, quién señala además la importancia de que cada vez más empresas se sumen a esta iniciativa, ya que también contribuye a un mayor rendimiento laboral y la igualdad entre hombres y mujeres.

Los principios de Stikets han llevado a la empresa a apostar también por el teletrabajo, de tal forma que los empleados pueden trabajar desde casa en caso de enfermedad de sus hijos, por ejemplo. Además, la empresa facilita la asistencia de los padres a las convocatorias de los centros educativos de sus hijos como reuniones o festivales.

La empresa también dispone de espacios con juguetes para los hijos de los empleados y se organizan fiestas familiares.