El socialdemócrata Stephan Löfven ha sido reelegido primer ministro por el parlamento sueco gracias al cordón sanitario que ha trenzado a base de apoyos y abstenciones.

Löfven, que gobernará en minoría con los ecologistas tras alcanzar un pacto con el centroderecha y el consentimiento de los excomunistas, ha recibido 115 votos a favor, 153 en contra y 77 abstenciones. Las particularidad del parlamento sueco permiten que sea elegido al no tener a la mayoría de la Cámara en contra, una mayoría fijada en 175 escaños.