Stan Lee, el legendario creador de los superhéroes de Marvel, murió a los 95 años en el Cedar Sinai Medical Center de Los Angeles, donde fue hospitalizado de urgencia pocas horas antes.

Los personajes creados por Lee, nacido el 28 de diciembre de 1922 en Nueva York, adquirieron nueva relevancia en los últimos años cuando fueron llevados al cine. Hasta el final, el autor apareció en cameos en algunas de las películas, unos pocos segundos que sus seguidores esperaban ansiosos en cada película en una búsqueda que facilitaban sus eternas y características gafas de sol.

Hijo de inmigrantes rumanos, se convirtió en dibujante en la adolescencia y en 1939 comenzó su carrera como asistente en la editorial Timely Comics, que luego se convirtió en Marvel.

En los últimos años Lee siguió siendo presidente emérito de Marvel y hasta sus últimos días estuvo activo en las redes sociales. El año pasado había fallecido su mujer Joan a los 93 años.