El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, instó hoy a las autoridades de Turquía a permitir la entrada de voluntarios a Siria para defender a los civiles que se encuentran en la ciudad fronteriza de Kobane, rodeada por efectivos del grupo yihadista Estado Islámico (ISIL).

459563-misturaEn declaraciones a la prensa en Ginebra, de Mistura reconoció la complejidad de la situación para Turquía, pero insistió en la necesidad de acciones específicas adicionales para impedir el avance del ISIL.

“Los voluntarios, con sus equipos, entrarían a la ciudad y contribuirían a una operación de autodefensa”, dijo de Mistura.

El diplomático advirtió que el fracaso en evitar la toma del enclave kurdo de Kobane por los yihadistas, conduciría a la masacre de cientos o tal vez miles de civiles.

“Si Kobane cae, 400 kilómetros de la frontera turca con Siria quedarían bajo el control del sanguinario grupo. ¿Qué vendría después?”, preguntó de Mistura.

De Mistura subrayó que si no se actúa ahora,” todos, incluyendo Turquía, lamentarán mucho haber perdido la oportunidad de detener al Estado Islámico y enviar una señal de que sus acciones no pueden continuar”.