El enviado especial de la ONU para Siria ha anunciado que dejará el puesto a finales de noviembre. Staffan de Mistura dedicará este último mes a intentar poner en marcha un comité que debe redactar una nueva Constitución para el país.

De Mistura cree que el acuerdo para desmilitarizar la zona de Idlib ha abierto una ventana de oportunidad, que hay que aprovechar, para lanzar el comité constitucional. “Si hay voluntad política, no hay razón para que no se convoque en noviembre”, decía.

El principal obstáculo, agregaba, es la reticencia del Gobierno a aceptar la tercera lista de participantes que ha preparado la ONU. Esa lista incluiría a expertos sirios, sociedad civil, líderes tribales y mujeres.

El diplomático viajará a Damasco en las próximas semanas para hablar con el Gobierno sobre la composición de esa lista y después informará al Secretario General y el Consejo.

De Mistura dijo que su plan, por razones personales, siempre ha sido terminar su misión a finales de noviembre, tras más de 4 años en el puesto. “Mi intención, por instrucción del Secretario General, es dedicar este último mes crucial a verificar de una vez por todas la viabilidad de un comité constitucional creíble e inclusivo”, aseguró.