El gobierno de Sri Lanka, presidido por Maithripala Sirisena, ha atribuido los atentados que golpearon este domingo la isla al grupo islamista local Thowheeth Jama’ath Nacional (NTJ). Hay 24 detenidos y la policía investiga también las posibles conexiones internacionales de los terroristas.

El país continúa en alerta y la policía interroga a los 24 detenidos, pertenecientes todos a la misma organizacion y nacidos en Sri Lanka. En la mañana del lunes se ha producido la explosión de una furgoneta aparcada cerca de la iglesia de San Antonio, cuando los artificieros intentaban desactivar el explosivo.

Además, los forenses de la investigación han confirmado la presencia de siete terroristas suicidas en los seis escenarios de las primeras explosiones, que se habrían inmolado en los atentados.

Los ataques en tres iglesias durante las celebraciones de la festividad cristiana, cuatro hoteles y un complejo residencial han causado ya 293 muertos y más de 500 heridos.

Además, la policía ha encontrado 82 detonadores de bombas en una estación de autobuses de Colombo.