Miles de personas -7.000 según la Guardia Urbana y 200.000 según los organizadores- han participado este domingo en la manifestación que Societat Civil Catalana (SCC) ha convocado en Barcelona bajo el lema “Ahora más que nunca, ‘seny'” para denunciar la situación de bloqueo de la política catalana, que sigue sin Govern tres meses después de las elecciones autonómicas.

El exprimer ministro socialista francés Manuel Valls ha encabezado una manifestación en la que también han participado dirigentes de Ciudadanos, PSC y PP, así como la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, el exfiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo y la actriz Rosa María Sardà, entre otras personalidades.

 

En una concentración con multitud de banderas españolas, catalanas y europeas, así como de Tabarnia, han proliferado pancartas con mensajes como “Estamos hartos” y “Som Catalunya, somos España”, carteles en apoyo a la Guardia Civil y la Policía Nacional y cánticos a favor de la unidad de España o “Puigdemont a prisión”.

La actriz Rosa María Sardà ha llamado a ser “valientes y plantar cara, con la mano siempre tendida”, cargando contra la división provocada por los independentistas, a los que ha instado a formar un Govern “para todos”, pero también exigiendo al Gobierno de España “diálogo, hacer política y escuchar, porque una parte importante de culpa es de ellos”. “Que dejen de ver quién la tiene más larga”, ha apostillado.

El más aclamado ha sido el ex-primer ministro francés Manuel Valls, nacido en Cataluña y que, en un discurso íntegramente en catalán, ha defendido la “Cataluña abierta”, rechazando que se convierta en “una cultura replegada, racista y separatista”. “En París, Bruselas, Waterloo o Berlín queremos una España unida con una Cataluña orgullosa de ser catalana, española y europea”, ha dicho Valls, para quien el proceso soberanista “ha fracasado”, porque querer “cambiar las fronteras” en Europa “es guerra”. Ha criticado además que “una minoría” silbara al Rey en la manifestación de Barcelona tras los atentados yihadistas. “Me cayeron las lágrimas”.