En El Salvador, miles de personas están viviendo “una situación dramática” tras el paso de la tormenta tropical Amanda.

El Programa Mundial de alimentos ha hecho una evaluación rápida de seguridad y estima que 336.300 personas no tienen los medios o recursos para alimentarse.

El 6 de junio, el Programa y la Alcaldía de San Salvador comenzaron a distribuir alimentos a 5500 personas en 73 albergues.

“Es crucial apoyar a gobiernos que enfrentan fenómenos climáticos extremos en un momento de pandemia”, dijo el director regional de la agencia, Miguel Barreto.

Tras el paso de Amanda, el Programa necesita ocho millones de dólares para brindar asistencia alimentaria por dos meses a 153.500 personas. Esta solicitud de fondos es adicional a los 19 millones de dólares que se requieren para apoyar al gobierno salvadoreño en su respuesta a la pandemia.