Nueva York – El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, alertó ayer sobre la situación humanitaria en Siria, calificándola como “aterradora”.

En una reunión del Consejo de Seguridad para discutir la situación siria, Guterres indicó que si los enfrentamientos no terminan pronto, la mitad de los casi 21 millones de habitantes de ese país podría necesitar asistencia a finales de este año.

“Esto no es solamente terrible, sino que también se corre el riesgo de que se vuelva insostenible. No hay una manera adecuada de responder a las necesidades humanitarias enormes que representan estas cifras. Además, es difícil imaginar cómo una nación puede soportar tanto sufrimiento”, dijo Guterres.

Agregó que, además, existe el riesgo de que la crisis se extienda a otros países.

syriancampSegún la ONU, el número de refugiados supera ya 1,35 millones y para fin de año podría llegar a 3,5 millones.

Guterres destacó que particularmente Jordania y Líbano, que acogen a un tercio de la población refugiada, necesitan apoyo de la comunidad internacional.

Por su parte, la coordinadora de Ayuda Humanitaria de la ONU, Valerie Amos, advirtió que la dramática situación que se vive en Siria podría obligar a suspender algunas operaciones de asistencia a la población necesitada.

Amos manifestó que la gente común está pagando el precio del fracaso de poner fin al conflicto y que las principales ciudades han quedado devastadas, así como escuelas, hospitales y otra infraestructura básica.

Agregó que cerca de siete millones de personas precisan ayuda, más de cuatro millones han tenido que abandonar sus hogares y más un millón han buscado refugio en países vecinos.

Explicó que algunos testimonios hablan de casas incendiadas con familias dentro o de gente bombardeada mientras esperaba recibir un pedazo de pan.

Detalló que más de tres millones de niños han sufrido las consecuencias del conflicto y han quedado traumatizados por los horrores de la guerra, en la que algunos menores han sido también asesinados, torturados o abusados.

La coordinadora de Ayuda Humanitaria aludió también a los ataques y problemas burocráticos que a diario obstaculizan las labores de las agencias de asistencia.

“Mientras que la situación humanitaria sobre el terreno se hace más desastrosa cada día, las limitaciones nos han forzado a estar cerca de suspender algunas operaciones humanitarias clave. Nos acercamos a un punto sin retorno. Los miembros de la comunidad internacional, y en particular los de este Consejo, deben unirse con urgencia a favor del pueblo sirio”, dijo Amos.

También señaló durante su intervención que hallar vías para reducir la violencia en ese país debe ser una prioridad del Consejo de Seguridad.