Al menos una decena de civiles han muerto por la explosión de un coche bomba junto a una mezquita en la ciudad de Azaz, en el noroeste de Siria y fronteriza con Turquía. Mientras, las defensas aéreas del Ejército sirio han repelido un nuevo ataque por parte de Israel, el segundo en menos de 24 horas, y un soldado ha muerto a causa del impacto de un misil en una base militar, según la agencia de noticias estatal siria.