La Agencia Espacial Europea (ESA) aún aguarda la confirmación del aterrizaje del módulo Schiaparelli en Marte. Estaba previsto que ‘amartizara’ poco antes de las 5 de la tarde, hora central europea. La confirmación se esperaba unos diez minutos después. Solo hubo silencio.

El primer indicio que la ESA ha recibido le ha llegado desde el radiotelescopio de Pune, en la India.

SchiaparelliDe esta forma se conocía que la sonda había entrado y descendido por la atmósfera de Marte. No obstante y, después de recibir la primera señal de Schiaparelli, ésta se ha perdido durante los instantes finales, los más complejos.

Pasado el tiempo y, sin nuevas noticias, la ESA ha explicado que quedaba a la espera de recibir la grabación de la comunicaciones con Schiaparelli, remitida por el orbitador Mars Express, para tener una idea más clara de la situación.

Sin embargo, se ha indicado que podría tratarse de un previsible apagado de las comunicaciones del aterrizador tras llegar a la superficie de Marte con el fin de ahorrar energía.

La pérdida del módulo Schiaparelli supondría un quebranto para Agencia Espacial Europea, que ponía a prueba en este módulo su tecnología para futuras misiones al planeta rojo.

En el centro de control de Darmstadt, en Alemania, una buena noticia caldeó algo el ambiente. El Orbitador de Gases Traza (TGO), la nave con la que Schiaparelli viajó desde la Tierra, sí ha cumplido su misión y, después de una complicada maniobra de frenado, se ha acoplado con éxito a la órbita marciana. Desde allí estudiará los gases de Marte, en especial, las trazas de metano, un gas que en la Tierra indica principalmente una actividad bacteriana.