Irán ha insistido este domingo en su derecho, estipulado en el pacto nuclear de 2015 y en la resolución del Consejo de Seguridad adjunta, de exportar petróleo, y acusó a EE.UU. y al Reino Unido de estar actuando en contra de esos acuerdos.

Representantes de la República Islámica y los cinco países que siguen adheridos al pacto conocido como “Plan Integral de Acción Conjunta” (JCPOA, en sus siglas en inglés), celebraron en Viena una reunión extraordinaria para ver cómo pueden salvarlo.

Con el abandono del acuerdo y la reinstauración de sanciones por parte de Estados Unidos y la reacción iraní de retirarse gradual y parcialmente del mismo, el acuerdo está en peligro.

Tras el encuentro, que duró unas dos horas, el negociador nuclear iraní, Abas Arqchi, ha hablado de un ambiente “constructivo” y de “buenas discusiones” aunque reconoció que ambas partes presentaron “quejas mutuas” sobre el cumplimiento del acuerdo.