La Iglesia pide al Gobierno de Daniel Ortega cumplir una serie de “premisas ineludibles” para instalar la mesa del diálogo nacional

 – Este viernes se han desencadenado algunos hechos violentos que han dejado otro muerto y decenas de heridos; durante la jornada se han producido una serie de ataques en barrios del este de Managua, la misma zona de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), que sirve de refugio para los universitarios que protestan contra el Gobierno

Tras la reanudación de los enfrentamientos, el presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), Leopoldo Brenes, condicionó la convocatoria de la mesa de diálogo al cumplimiento de una serie de “premisas ineludibles” por parte del Gobierno.

Entre las condiciones solicitadas por la Iglesia, Brenes instó al Gobierno a “permitir en el menor tiempo posible el ingreso de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para investigar y aclarar las muertes, y las desapariciones de nicaragüenses”.

También la supresión de “los cuerpos paramilitares y fuerzas de choque que intimidan, coaccionan y agreden a los ciudadanos, así como a no usar a la Policía Nacional para ningún tipo de acción represiva”.

El líder religioso pidió además el cese inmediato de la represión, así como asegurar “la integridad física de los estudiantes universitarios y diversos miembros activos que conformarían la mesa de diálogo nacional”.

Brenes demandó al Gobierno “dar signos creíbles de su voluntad de diálogo y paz respetando la dignidad y la libertad de las personas así como todos los derechos humanos de los trabajadores, particularmente de los empleados públicos, no obligándoles a asistir a eventos partidarios ni paralizando el transporte nacional para los mismos fines”.

El anuncio de la CEN, en el que pidió al Ejecutivo una respuesta urgente a estos requerimientos antes del próximo lunes al mediodía, se produjo después de que los estudiantes y el sector privado aseguraran estar listos para el diálogo.