Caos en los transportes

En Alemania y en Suiza, los vientos huracanados llegaron a soplar con ráfagas de hasta 170 kilómetros hora, provocando importantes daños y forzando a cancelar cientos de vuelos y a interrumpir el transporte ferroviario.

Buena parte de los muertos y heridos han sido víctimas de accidentes de tráfico o de caídas de árboles.

Ciara ha dejado fallecidos en el Reino Unido, Suiza, Eslovenia y Polonia. En este país, dos mujeres y un adolescente de 15 años de una misma familia perecieron cuando la tormenta arrancó el tejado de una tienda de alquiler de equipamientos de esquí, lanzándolo contra la gente que estaba en un telesilla.

Los cortes eléctricos, provocados por caídas de árboles, dejaron sin luz a cientos de miles de personas a lo largo y ancho del continente. Fue el caso en Francia y en la República Checa.