Al menos siete civiles murieron, entre ellos tres niños, y otros 10 resultaron heridos este domingo (10.11.2019) a consecuencia de ataques aéreos rusos en el sur de la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria y último feudo opositor en el país.