La agente que controló a Daunte Wright confundió su pistola eléctrica con su arma de servicio, con la que finalmente le disparó

A pesar del toque de queda, Minneapolis vivió su segunda jornada de protestas por la muerte de Daunte Wright, un joven afroamericano que murió a manos de la policía el pasado domingo (11.04.2021). El fallecimiento, supuestamente accidental del Wright, ha revivido todo el malestar por el racismo que se vive a diario en Estados Unidos, recordando además la muerte de George Floyd.

Según el informe policial, Daunte Wright fue detenido en su auto para un control de tránsito y al comprobar que tenía una orden de detención trataron de apresarlo, a lo que Wright se habría resistido, por lo que un agente sacó su arma de fuego en lugar de su taser (pistola eléctrica inmovilizadora) y disparó contra el joven ocasionándole la muerte. “Fue una descarga accidental que resultó en la trágica muerte” de Wright, dijo el comandante de la policía de esa localidad, Tim Gannon.

El suceso ocurrió en la misma ciudad en la que se celebra la tercera semana de juicio por la muerte de George Floyd.

Las protestas comenzaron la noche del domingo frente a la estación policial de Brooklyn Center, de donde fueron dispersados con gas lacrimógeno y balas de goma. El Gobierno ha desplegado la Guardia Nacional tras la noche de violencia y saqueos que esperan que se repitan otra noche más.

El presidente Biden ha llamado a la calma y a esperar al resultado de la investigación. “Lo que ocurrió es realmente trágico, pero creo que tenemos que esperar a ver qué nos dice la investigación”, dijo Biden. “Mientras tanto, quiero decirlo de nuevo claramente: no hay absolutamente ninguna justificación, ninguna, para el saqueo. Las manifestaciones pacíficas son comprensibles”, añadió.