A propuesta del Colegio de Arquitectos de Sevilla y en el marco de la XIX Semana de la Arquitectura

La sede central de Endesa en Sevilla, en el número 4 de la avenida de la Borbolla, ha sido destacada del catálogo de la Fundación de Documentación y Conservación de la Arquitectura y el Urbanismo del Movimiento Moderno (Docomomo), como referente de la arquitectura moderna en la provincia, a propuesta del Colegio de Arquitectos de Sevilla y en el marco de la XIX Semana de la Arquitectura.

El edificio fue inaugurado el 21 de diciembre de 1970, hace casi 50 años, como sede social de la entonces compañía Sevillana de Electricidad. Fue un proyecto de los arquitectos del grupo OTAISA Felipe Medina Benjumea, Ángel Orbe Cano, Manuel Trillo de Leyva, Fernando Villanueva Sandino y Luis Fernando Gómez Stern, el único que continúa con vida y que ha asistido hoy al homenaje.

Junto a Gómez-Stern, han participado en el reconocimiento, que ha consistido en la colocación de una placa conmemorativa y un acto público posterior, el director general de Endesa Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla, Rafael Sánchez Durán; el teniente de alcalde delegado del Área de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz; la secretaria general de Vivienda de la Junta de Andalucía, Alicia Martínez Martín y la decana del Colegio Oficial de Arquitectos de Sevilla, Cristina Murillo.

El edificio, de cinco plantas, construido en acero y vidro, fue el primer ensayo en Sevilla de oficinas en planta libre o diáfana, con una fuerte imagen de modernidad. El presupuesto de su edificación ascendió a 50 millones de pesetas de la época y con él sus autores ganaron entre otros reconocimientos el premio ADECUAT, concedido en 1971 por el Centro de la Informática, Técnica y Material Administrativo por su adecuación total a los fines específicos.

Desde hace cinco décadas, es la sede de Endesa en Sevilla, en la que trabajan cada día casi 700 personas y que ha ido incorporando diferentes avances tecnológicos a lo largo de este tiempo.

Hoy, por ejemplo, este edificio es sede del Centro de Operaciones de Televenta (Cotel) de toda Endesa; del Centro de Telegestión, desde donde se controla los telecontadores de los 12 millones de clientes de la compañía en toda España o del Centro de Control de la Red de Andalucía, Extremadura y Canarias, cerebro de la red y que ha mantenido un papel tan importante durante el confinamiento, para garantizar el servicio eléctrico. Tanto en su exterior como en su aparcamiento subterráneo se disponen cargadores de vehículos eléctricos, cuya energía es suministrada con energías renovables a través de placas fotovoltaicas.

El proyecto de esta sede de Endesa en la avenida de la Borbolla fue un encargo de finales de la década de los 60. La entonces compañía Sevillana de Electricidad se encontraba en pleno crecimiento y necesitaba más espacio para su sede social, que hasta aquel momento se situaba en los números 10 y 12 de la calle Monsalves, en pleno centro de Sevilla.

Así, se decidió construir este edificio en el solar que había ocupado hasta 1968 la antigua central termoeléctrica de la compañía Sevillana de Electricidad, obra hoy desaparecida de otro insigne arquitecto sevillano, Aníbal González, edificada en 1908 y posteriormente ampliada en la década de 1920, entre otros motivos para dar servicio al alumbrado público de Sevilla y a la Exposición Iberoamericana de 1929. Era un edificio industrial, coronado por dos chimeneas de 50 metros de altura, casi la mitad que la Giralda.

Cada año, el Colegio de Arquitectos de Sevilla selecciona una serie de elementos que destacan del catálogo de la Fundación Docomomo. En esta edición, han sido el poblado de colonización de Marismillas, obra del arquitecto Jesús F. Hernández Martínez-Arcos (1965) y la sede de Endesa, con la particularidad esta última de que uno de sus autores ha podido estar presente en el homenaje a su obra, que además sigue prestando el mismo servicio para el que fue concebida hace medio siglo.