La producción española de videojuegos facturó 813 millones de euros en 2018, un 14% más que el año anterior y censa un total de 520 empresas

La facturación del sector productor de videojuegos español alcanzó los 813 millones de euros en 2018, un 14% más que en 2017, según revela el Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos en su edición 2019 que ha presentado hoy en Madrid la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento (DEV) , con el apoyo del ICEX España Exportación e Inversiones, la colaboración de Acción Cultural Española y el patrocinio de CREA SGR, eGoGames, MCR, Plastic SCM, Polygone Studios y U-tad.

Las empresas de mayor tamaño son las que han tirado del carro de este crecimiento: el 44% de la facturación corresponde a empresas que ingresan más de 50 millones de euros, y el 46% del empleo se genera en empresas con más de 50 empleadas/os, mientras que las empresas que facturan menos de dos millones de euros y emplean menos de 10 profesionales, suponen el 8% de la facturación y el 7% del empleo. Es un sector claramente exportador, ya que el 65% de los ingresos proceden de mercados internacionales. Cataluña, con el 53% de la facturación, mantiene un claro liderazgo, seguida de la comunidad de Madrid (33%) y, a gran distancia, Andalucía (8%) y la Comunidad Valenciana (4%).

DEV elabora desde 2014 el Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos con el objetivo de ofrecer un panorama completo anual del sector productivo de los videojuegos en nuestro país. Como en anteriores ediciones, el Libro Blanco 2019 se ha elaborado con la información aportada por los estudios españoles de desarrollo de videojuegos en una exhaustiva encuesta realizada durante el año pasado.

Este año la portada del Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos rinde homenaje al dibujante Alfonzo Azpiri, fallecido en 2018, conocido por sus cómics de Lorna o Mot e ilustrador de algunas de las portadas más conocidas de videojuegos españoles durante la década de los 80 y principios de los 90: las carátulas de “Abu Simbel Profanation”, “Phantis” o “Game Over” nacieron de la brillante imaginación de Azpiri.

Microempresas jóvenes

El censo de empresas españolas productoras de videojuegos experimentó el año pasado un intenso crecimiento, tras haberse estancado e incluso reducido los tres años anteriores. Así, ha pasado de 455 empresas en 2018 a 520 en 2019.

Sigue siendo un tejido empresarial muy atomizado y basado en pequeñas empresas; el 61% son microempresas que facturan menos de 200.000 euros al año y el 75% emplea a menos de 10 profesionales. El empleo se incrementó un 8,9% en 2018, alcanzando las 6.900 personas. El Libro Blanco demuestra también que se trata de empresas jóvenes: el 41% se han creado en los últimos cinco años, el 39% tiene entre 5 y 10 años de antigüedad y solo el 20% lleva en activo más de diez años.

El sector genera un empleo joven, cualificado y de calidad: el 49% de las y los profesionales tiene menos de 30 años (y solo el 3% supera los 45 años) y el 71% han cursado estudios superiores. El 65% de los puestos corresponde a contratos de carácter indefinido. No obstante, destaca la gran cantidad de empresas (57%) que tiene dificultades para encontrar profesionales con los perfiles más demandados: programadores (que son ya el grueso del enpleo de los estudios desarrolladores), marketing, game design, monetización, arte y desarrollo de negocio.

Estos datos indican un gran potencial de crecimiento (hay alrededor de 250 proyectos en espera de constituirse como entidad legal), pero también se ha detectado en la encuesta que un centenar de empresas no tienen actividad y corren el riesgo de desaparecer.

El sector genera un empleo joven, cualificado y de calidad: el 49% de la fuerza laboral tiene menos de 30 años (y solo el 3% supera los 45 años) y el 71% han cursado estudios superiores. El 65% de los puestos corresponde a contratos de carácter indefinido. No obstante, destaca la gran cantidad de empresas (57%) que tiene dificultades para encontrar trabajadores con los perfiles más demandados: programadores (que son ya el grueso del empleo de los estudios desarrolladores), marketing, game design, monetización, arte y desarrollo de negocio