El Partido Popular obtuvo el 37,1 por ciento, por encima de los socialdemócratas (21,8 por ciento), ultraderechistas (16 por ciento) y Verdes (14 por ciento)

Con el 37,2% de los votos y 71 escaños, el ÖVP (Partido Popular) de Kurz, ha sacado 5,6 puntos y 9 diputados más que hace dos años, mientras que el ultraderechista Partido de la Libertad (FPÖ) sufrió una debacle, perdiendo diez puntos en comparación con las parlamentarias de 2017 y quedando con un 16% de los votos.

Kurz repetirá como canciller de Austria con un margen que le permite elegir entre varias coaliciones y ha vuelto a insistir en que hablará con todos los partidos, incluido el FPÖ, a la hora de formar nuevo Gobierno.