Una treintena de destacados líderes empresariales anunciaron que están dispuestos a unir sus fuerzas durante los dos próximos años y movilizar billones de dólares del sector privado destinándolos a financiar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, convocó la llamada Alianza Mundial de Inversionistas para el Desarrollo Sostenible que estará copresidida por el director de la compañía de seguros Allianz, Oliver Bäte, y por la directora general de la bolsa de Johannesburgo, Leila Fourie.

Otros destacados miembros de la Alianza son la presidenta del banco de Santander, Ana Botín; el presidente del Consejo Mexicano de Negocios, Antonio Del valle Perochena; el director general de Bancolombia, Juan Carlos Mora Uribe; junto a destacados líderes de otras renombradas empresas internacionales.

En conjunto, los miembros de la Alianza controlan activos por unos 16 billones de dólares y operan en unos 160 países.

Guterres recordó que en un momento en el que nos enfrentamos a diversos retos como el rápido calentamiento del planeta o el aumento de la desigualdad, estos líderes han adoptado como suya la sensación de urgencia que requieren estos desafíos. “Se están comprometiendo a cooperar más allá de sus fronteras, en diferentes sectores financieros e incluso con sus competidores, ya que resulta ético y lógico desde el punto de vista empresarial invertir en el desarrollo sostenible para todos en un planeta saludable”, resaltó.

Como quedó claro en la reciente Cumbre sobre Financiación para el Desarrollo, es necesario aumentar el gasto público destinado a sectores esenciales como la salud, la educación, la infraestructura y el cambio climático; pero, aunque se produjese un incremento masivo de financiación pública serían necesarios más recursos, lo que hace imprescindible la del sector privado.

Así, Oliver Bäte, aseguraba que “invertir en el desarrollo estable de las sociedades en todo el mundo no es solo lo correcto, sino que también brinda oportunidades económicas. Estamos convencidos de que las inversiones en los mercados emergentes permiten promover el crecimiento sostenible sin perder de vista los intereses de nuestros clientes”.

De modo más concreto, Bäte añadió que la Alianza puede trabajar en un área clave para muchos países como es el objetivo de desarrollo relacionado con el agua limpia y el saneamiento, ayudando en el planeamiento y la ejecución de proyectos ya que “no solo aportaremos efectivo sino también gestión de proyectos y competencias”.

Con relación a la salud y el bienestar indicó que están invirtiendo en sistemas de telemedicina en países en desarrollo como en Indonesia.

Por su parte, Leila Fourie destacaba la importancia del sector bursátil ya que “constituyen una parte fundamental del ecosistema financiero, promueven la divulgación de la información pertinente, posibilitan la determinación de los precios efectivos y, en última instancia, movilizan fondos para fines productivos. Todos tenemos mucho trabajo por hacer y este es el momento de empezar”.

Durante el próximo bienio la Alianza prevé:

  • ofrecer soluciones para desbloquear la financiación y la inversión a largo plazo en el desarrollo sostenible, tanto de las empresas individuales como del sector privado en general
  • movilizar más recursos para los países y los sectores más necesitados
  • encontrar maneras de aumentar el impacto positivo de las actividades comerciales
  • ajustar las prácticas empresariales a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible