Scott Morrison, hasta ahora jefe de la oficina del Tesoro de Australia, se ha convertido este viernes en el líder del Partido Liberal -en el gobierno desde 2013- y sustituirá, a falta del proceso formal, como primer ministro a Malcolm Turnbull.

El hasta ahora mandatario australiano, quien llegó al poder en 2015 en otra revuelta interna, llamó a los liberales a una votación con el objetivo de poner fin a la crisis de gobernabilidad y dejó entrever que dejará su asiento en el Parlamento de Camberra.

Morrison se ha impuesto en la votación (45 votos frente a 40) al exministro de Interior, Peter Dutton, ha dicho a la prensa la encargada de asuntos disciplinarios de los liberales, Nola Marino.

Es la segunda vez que los liberales, agrupación vencedora en los comicios de 2013 y 2016, cambian de líder y de mandatario, después de que Turnbull le arrebatara el poder en 2015 mediante el mismo mecanismo interno a su correligionario Tony Abbott.

Australia tiene previsto celebrar elecciones generales en 2019.