“Muchas gracias por su confianza, muchas gracias por su apoyo y muchas, muchas gracias por su paciencia”, expresó este lunes el presidente de Colombia Juan Manuel Santos en su discurso de despedida de los colombianos.

El Jefe de Estado recordó que él prefirió gobernar “siguiendo el mandato de su voz interior y su conciencia antes que perseguir la popularidad de corto plazo y las encuestas”.

Santos señaló que en un año y medio, Colombia ha avanzado más en la implementación de los acuerdos que en cualquier proceso de paz similar en el mundo y recalcó que “los asesinatos de líderes sociales son un dolor con el que me marcho, y la sociedad colombiana, como un todo, debe levantarse para protegerlos y para rechazar estos ataques”.

Además, reconoció que “nos falta camino aún para erradicar por completo la pobreza, para reducir las inaceptables diferencias entre los más ricos y los menos favorecidos. Pero en ese propósito orienté toda la capacidad del gobierno. Y lo cierto es que avanzamos con paso firme hacia una Colombia con mayor equidad y mejor educada”.

Reiteró que se va tranquilo y que se retira de la política y las veleidades partidistas y electorales, aunque reafirmó que seguirá trabajando, desde otros ámbitos, por las víctimas y por la paz.

“Me voy, lo digo con alegría, sin llevarme conmigo enemistades. Porque para pelear se necesitan dos, y yo, gracias a Dios, no albergo odios ni resentimientos en mi corazón”, dijoy apuntó que cumplirá su promesa de “no molestar, de no intervenir y no ser un aguijón en la nuca de mi sucesor. Cada presidente manda en su tiempo, y el mío termina este martes”, sostuvo.

“A mi sucesor, el presidente Iván Duque, le deseo lo mejor: todos los éxitos posibles, por el bien de nuestra patria”, subrayó.