Respaldada por el mantenimiento de los estímulos monetarios y fiscales y la vacunación progresiva de la población

Santander Wealth Management & Insurance, que aglutina el negocio de banca privada, gestión de activos y seguros, estima que en 2021 se consolidará la recuperación iniciada en el tercer trimestre de este año por las economías globales.

“Cada crisis trae consigo desafíos y oportunidades, y este entorno de recuperación y disrupción requiere un enfoque dinámico para lograr rendimientos superiores a la inflación. En un entorno en el que los tipos de interés son extremadamente bajos y seguirán siéndolo durante mucho tiempo, sigue intacta la necesidad de considerar en alguna medida inversiones más arriesgadas con rendimientos positivos”, señala Víctor Matarranz,  responsable global de Santander Wealth Management & Insurance, en la carta de presentación del Informe de Perspectivas de Mercados 2021 titulado Recuperación y Disrupción. En EE. UU., Santander Wealth Management & Insurance prevé para el próximo año un incremento del PIB del 4,2% y del 4,6% en la zona del euro, mientras que la economía china podría crecer un 8,4%. 

Para que esta recuperación económica se consolide, apunta que es necesario el  alargamiento de los estímulos monetarios y fiscales, el mantenimiento de las medidas de distanciamiento social y, sobre todo, la vacunación masiva de la población. Entre los riesgos destaca que, una vez que la amenaza de la pandemia desaparezca y la actividad económica se estabilice, se produzca un sobrecalentamiento provocado por los programas de estímulos y que derive en altas tasas de inflación en un futuro. “Este, desde nuestro punto de vista, es un riesgo a considerar, pero con una baja probabilidad de que se convierta en un caballo desbocado. En definitiva, nuestro escenario base contempla un repunte moderado y poco preocupante de los precios y un mantenimiento de los bajos tipos de interés por un periodo prolongado”, indica en el informe. 

La entidad recomienda que los inversores busquen alternativas en soluciones de inversión que incorporen nuevas formas de gestionar sus activos, ante la falta de rentabilidad potencial en los tradicionales activos de bajo riesgo y la ausencia de tipos de interés atractivos. En este sentido,  aconseja tomar posiciones en renta variable en los dos extremos del espectro de crecimiento de beneficios, manteniendo una exposición a los valores favorecidos por las nuevas tendencias de futuro, pero rotando desde los sectores que han registrado mayor revalorización en 2020 hacia sectores y temáticas menos exploradas. También aconseja incrementar progresivamente la exposición a los sectores más golpeados durante la pandemia para beneficiarse de su mayor apalancamiento al escenario de recuperación y la vuelta a la normalidad. En este movimiento, las Bolsas europeas y latinoamericanas podrían verse favorecidas al haberse quedado rezagadas en los primeros compases de la recuperación económica por su alto sesgo cíclico.

Este año, Santander Private Banking ha lanzado un nuevo servicio de asesoramiento para ayudar a los clientes a descubrir las temáticas en las que se está produciendo un mayor nivel de disrupción y mayores oportunidades de monetizar la innovación. Este servicio, denominado Future Wealth y que incluye las temáticas de inversión más interesantes de cara al futuro, cuenta con tres grandes bloques de innovación: Future Society, Future Tech y Future Planet.

Incorporar criterios ASG (Ambientales, Sociales y de Buen Gobierno) en las carteras, es otra de las premisas para el próximo año según Santander Wealth Management & Insurance. “La inversión sostenible (ASG) no es una moda pasajera… Para más y más inversores, estas áreas son tan importantes como las variables financieras cuando se trata de decidir si invertir o no su dinero en una empresa. También se pueden obtener mayores rendimientos ajustados al riesgo, ya que los factores ASG pueden influir en la financiación, la reputación y la presión regulatoria de las empresas e industrias”, concluye el informe.