La denuncia de un farmacéutico sobre conocidas influencers con miles de seguidores que recomendaban medicamentos ha llevado al Gobierno ha pedir a Google que retire sus vídeos, al ser ilegal publicitar los medicamentos que requieren receta.