El jurado ha decidido conceder el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional 2019 al matemático e ingeniero estadounidense Salman Khan y a la plataforma por él creada, Khan Academy, “por la consolidación de un formato original y transformador que ofrece material educativo gratuito, a través de internet, para todas las edades, en cualquier lugar del mundo”.

“Con una visión pedagógica innovadora -añade el jurado-, Salman Khan ha ideado un proyecto formativo complementario a partir de su lema “Solo tienes que saber una cosa: puedes aprender cualquier cosa”.

Khan Academy, con más de sesenta millones de usuarios registrados en 190 países ofrece, en más de treinta idiomas, ejercicios de práctica, videos instructivos y un panel de aprendizaje personalizado, que permite a los alumnos aprender a su propio ritmo dentro y fuera del aula materias como las matemáticas, la ciencia o la historia.

De madre india y padre bangladesí, Salman Amin Khan nació el 11 de octubre de 1976 en Nueva Orleans (Luisiana, EE. UU.), donde se crió. Licenciado en Matemáticas, Ingeniería y Ciencias Informáticas por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), Khan hizo un máster en Dirección de Empresas en la Universidad de Harvard, tras el cual comenzó a trabajar como analista financiero. En 2004 Salman Khan se ofreció para ayudar a su prima Nadia con la asignatura de Matemáticas. Al vivir en ciudades diferentes, se comunicaban por teléfono, con el apoyo de alguna herramienta informática básica. Los buenos resultados de esta fórmula hicieron que, en poco tiempo, Khan estuviese supervisando a distancia los avances de varios familiares con problemas escolares similares. En 2006, Salman Khan empezó a publicar en la plataforma YouTube vídeos explicativos de sus lecciones para que cada uno los pudiese visualizar por su cuenta. Estos vídeos empezaron a ser vistos cada vez por más gente, que lo animaba a seguir publicando nuevas lecciones, por lo que en 2008 creó la Khan Academy, organización sin ánimo de lucro a la que se ha dedicado plenamente desde 2009, cuando presentó su renuncia en el fondo de inversión para el que trabajaba entonces.

La preparación académica de Salman Khan y su capacidad pedagógica hicieron que descubriera rápidamente su interés por el ámbito educativo. La Khan Academy es la consolidación de un formato innovador y transformador que ofrece material educativo gratuito en internet para todas las edades, desde primaria hasta bachillerato. Aunque el contenido estuvo inicialmente dirigido a los estudiantes, poco a poco se ha convertido en una herramienta de gran utilidad para profesores que buscan complementar sus lecciones en el aula con material adicional. Orientada a las matemáticas en sus orígenes, la plataforma educativa se ha ido abriendo a nuevos campos como las ciencias, la historia o la gramática, entre otros.

La Khan Academy está actualmente presente en más de 190 países con cerca de sesenta millones de usuarios registrados. Cuenta además con unos 20 000 vídeos disponibles que han sido visualizados más de 1400 millones de veces. La plataforma web de la academia, que complementa la función de los vídeos al ofrecer la posibilidad de seguir el progreso individual de los alumnos, practicar ejercicios o aportar herramientas adicionales a los profesores, está disponible en cinco idiomas, además del inglés: español, francés, portugués, turco y bengalí, y sus vídeos se traducen a 36 idiomas. La Khan Academy también ofrece la posibilidad de prepararse para las pruebas de admisión universitaria general y de Medicina (SAT y MCAT, respectivamente). En 2017 se convirtió en socio oficial para la preparación de las pruebas del College Board americano y desde 2018 ofrece preparar las pruebas LSAT de acceso universitario a las escuelas de Derecho. Asimismo, esta academia fomenta el concepto de “clase invertida” (flipped classroom, en inglés), que busca darle la vuelta al método de enseñanza tradicional, animando a los estudiantes a preparar la teoría en sus casas para destinar el tiempo de clase a la parte más práctica, directamente con el profesor. Salman Khan apuesta así por la universalidad de la educación y el empoderamiento de las personas desde pequeñas. Su lema es: “Solo tienes que saber una cosa: puedes aprender cualquier cosa”.