La vicepresidenta y portavoz del Gobierno, en las jornadas dedicadas a la reindustrialización del país organizadas por el diario El Economista, ha hecho balance de la situación del sector industrial y de las principales reformas del Ejecutivo para impulsar su competitividad y ha reafirmado el apoyo del Gobierno a la industria que es un sector clave en la recuperación económica y en la creación de empleo.

Saenz-de-SantamariaSobre el estado de la industria española, Sáenz de Santamaría ha querido destacar el repunte de la actividad industrial que ha comenzado a crear empleo por primera vez desde que comenzó la crisis. Esto supone que el número de ocupados en el sector ha crecido un 3,5% según la última Encuesta de Población Activa (EPA).  Además, el empleo en el sector industrial es, a su juicio, de mayor calidad y más estable que en otros sectores.

También se ha referido a la fortaleza con la que la industria se ha enfrentado a la crisis donde “ha sufrido adversidades pero también ha mostrado resistencia a las mismas” lo que ha permitido una pérdida menor del empleo y un aumento de las exportaciones. Además, ha afirmado que el sector tiene capacidad para “generar crecimiento estable y duradero” siendo también el “más intensivo en i+D”.

Para la vicepresidenta del Gobierno, todo ello convierte a la industria española en un sector clave para afianzar la recuperación económica. En este punto, Sáenz de Santamaría ha recordado que “España es el país que más crece entre las economías de la eurozona” y que en el último año se han puesto en marcha 93.000 nuevas empresas, un 4,4% más que el año anterior.

Todos los datos económicos apuntan a que “hemos cambiado el escenario” gracias a las medidas que el Gobierno emprendió para sacar a España de la crisis. Unas reformas estructurales que la vicepresidenta ha recordado que han merecido el reconocimiento internacional en la Unión Europea y el G20. Entre ellas ha destacado la reforma de las administraciones públicas que ha generado un ahorro de 14.000 millones de euros y ha permitido la supresión de más de 2.000 empresas públicas. “España es ahora el modelo a seguir”, ha dicho.