La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asumido todas las funciones y competencias del presidente y del vicepresidente de la Generalitat tras el cese de Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y del resto del Govern. Así lo recoge el Real Decreto 944/2017 publicado este sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y por el que se designa a órganos y autoridades encargados de dar cumplimiento a las medidas acordadas para Cataluña al amparo del artículo 155 de la Constitución. Este decreto mantendrá su vigencia “en tanto continúe en vigor” el acuerdo del Pleno del Senado.

El texto determina que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, asume las funciones y competencias que corresponden al presidente de la Generalitat de Cataluña previstas en el Estatut, pero que éstas las delega a la vicepresidenta, que también asume las funciones y competencias de la Vicepresidencia catalana tras el cese de Oriol Junqueras.

De esta forma, Sáenz de Santamaría asume las mayores responsabilidades. Además de las ya explicadas, la también ministra de la Presidencia se queda, entre otras, con las siguientes funciones:

  • Las correspondientes a la Oficina del Presidente de la Generalitat y del Vicepresidente de la Generalitat.
  • La Secretaría General de Comunicación del Gobierno y Medios de Comunicación.
  • Las Delegaciones del Gobierno de la Generalitat en el territorio de Cataluña y de la Delegación del Gobierno de la Generalitat en Madrid.
  • El Centro de Estudios de Opinión, considerado el CIS catalán.
  • El Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI).
  • El Centro de Seguridad de la Información de Cataluña (CESICAT). Este organismo, según el ex fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, en el decreto de marzo de 2016 por el que se abrieron las primeras diligencias de investigación sobre los preparativos del 1-O, contenido en el sumario del juzgado de Barcelona que ahora lleva el asunto y al que ha tenido acceso Efe, funciona “en la práctica” como un “CNI catalán” y lleva a cabo actividades irregulares como el control las comunicaciones interceptando correos electrónicos y teléfonos móviles.