El actual primer ministro libanés, Saad Hariri, ha sido encomendado este jueves para formar un nuevo Gobierno tras las elecciones parlamentarias que se celebraron en el Líbano el pasado día 6, tras recibir el apoyo de 111 de los 128 diputados de la Cámara.

El presidente del país, Michel Aoun, designó a Hariri como primer ministro, después de haber realizado las consultas pertinentes con las fuerzas políticas a lo largo del día y después de que este recibiera el apoyo de la gran mayoría de los bloques parlamentarios a pesar de que su formación política, la Corriente del Futuro, perdió un tercio de los escaños que ocupaba en el hemiciclo.

El grupo chií Hizbulá, que anteriormente formaba parte del gabinete de coalición encabezado por Hariri, no nombró a ningún candidato para la presidencia del Gobierno, que está reservada a un suní, tal y como establece la Constitución del Líbano. No onstante, Hizbulá y sus aliados jugarán un papel destacado al haber sido los más votados en las urnas.